fbpx

Auto-descubrimiento, es la palabra que describe y une la vida y trabajo de Sun Hur.

Creció con una pasión arrebatadora por la física y siguió una carrera científica en química, antes de lanzar su propio grupo de investigación en biología.

Hoy en día, Hur, profesora asociada en la Escuela de Medicina de Harvard, utiliza sus considerables dotes intelectuales para descubrir cómo el sistema inmunológico distingue lo propio de lo ajeno.

Su trabajo tiene implicaciones para el tratamiento de enfermedades inflamatorias y autoinmunes.

 

Todo comenzó…

Hur conoció a la ciencia en su casa en Seúl, Corea del Sur. Todo gracias a su padre, un ingeniero electrónico, quien fue una influencia orientadora en su infancia. Por otra parte, su madre abandonó una carrera como químico para ayudar a proporcionar un hogar de crianza a sus hijos, pero siempre los motivó a seguir sus sueños profesionales.

Eso hizo Hur, desde muy joven se sintió atraída por lo que observaba en la naturaleza. Decidió estudiar física y, mientras sacaba su carrera adelante, se enteró sobre las reglas matemáticas para describir fenómenos naturales; se dio cuenta de que las historias a menudo dan forma a la disposición aparentemente aleatoria de objetos en una escena.

En el año 2000, se muda a Estados Unidos para explorar su interés en la biología.

 

Comienza en un programa de investigación de verano de pregrado en el Instituto Oceanogràfico Woods Hole y participa, también, en un programa de intercambio en la Universidad de California, Santa Bárbara, donde completó su licenciatura.

Desafiando la barrera del idioma y el importante choque cultural, Hur se unió al laboratorio de química orgánica de Santa Bárbara, donde coincidió con Thomas Bruice; conocido por su trabajo en el análisis computacional de reacciones enzimáticas.
En poco tiempo, se inscribió en un doctorado con Bruice, la exploración de los mecanismos moleculares de las reacciones enzimáticas. En particular, los estudios computacionales de Hur ayudaron a resolver una cuestión de larga data sobre si todas las enzimas catalizan reacciones de estabilización de un llamado “estado de transición”,  intermedio químico que aparece durante la conversión de los reactivos en productos. Su trabajo de doctorado, completado en tan sólo dos años, le permitió descubrir cuestiones que no se esperaba.

A pesar de sus importantes contribuciones a la enzimología, Hur sintió que debía llevar a la práctica su aprendizaje. Así comenzó una beca postdoctoral en enzimología experimental con la Universidad de California en San Francisco, con el biólogo estructural Robert Stroud.

Allí, utilizó la cristalografía de rayos X para desentrañar la estructura molecular de una enzima que modifica a un jugador clave en la síntesis de proteínas en todas las células.

El foco del trabajo de Hur en las moléculas de ARN se encuentra en algunos virus patógenos.

Para 2008, con 29 años de edad y,  como asistente de profesor, abrió su propio consultorio en la Escuela de Medicina de Harvard. Entonces, continuó estudiando ARN, pero con el claro objetivo de llevar a cabo una investigación clínicamente relevante.

A través de estudios bioquímicos, estructurales y computacionales, Hur mostró que un grupo, hasta ahora descubierto de proteínas llamadas receptores de reconocimiento, es capaz de reconocer diseños moleculares consistentes en los patógenos.

Además de esto, su trabajo ha abarcado temas de trastornos inflamatorios; pero la verdad, es que el impacto clínico de la obra de Hur puede extenderse mucho más allá.

Hur está explorando maneras de usar la ingeniería genética para dirigir eventos de fusión de genes que subyacen en algunos tipos de cáncer. La leucemia mieloide crónica por ejemplo, un cáncer de la sangre mortal, se produce cuando dos cromosomas en las células blancas de la sangre intercambian fragmentos, lo que resulta en una fusión desafortunada de genes que normalmente se mantendrían separados.

Hur espera activar mecanismos de defensa inmune que maten células que alberguen tales fusiones.

Esta promesa científica ha sido reconocida con anterioridad. En una ocasión, ganó una Beca Pew en Ciencias Biomédicas y un Premio como Nuevo  Investigador del Centro de Ciencias de la Vida en Massachusetts. La talentosa científica atribuye su éxito temprano y en aumento, a la voluntad de sus mentores para recibir a una novata en sus laboratorios; así fue como logró nutrir su carrera científica incipiente.

En Beltran Brito LLP apoyamos a todos los inmigrantes que desean hacer su vida profesional en los Estados Unidos. Los asesoramos en el camino de entender las leyes de inmigración y optar por una visa de trabajo o Green Card. Para mayor información visítanos aquí

EnglishFrenchGermanHindiItalianPortugueseSpanish