fbpx

Son muchos los inmigrantes que se encuentran ilegales actualmente en los Estados Unidos, y convertirse en ciudadano es un sueño que para algunos luce muy lejano.

Como les comentamos en el artículo “El indispensable abogado de inmigración”, es necesario que se cuente con una asesoría legal para conseguir el cometido de forma correcta, pero más importante aún, es que el inmigrante este consciente de lo importante y necesario que es estar legal.

Uno de los primeros consejos es no dejar que pase mucho tiempo, esperar demasiado puede ser nocivo.

Lo primero que debe tener claro el inmigrante es que hacerse ciudadano de los Estados Unidos no es algo muy difícil, pero por temor o hasta poco conocimiento de los procesos muchos desisten de hacer el proceso legal y deciden permanecer como residentes legales permanentes.

 

Desde el punto de vista legal, convertirse en un ciudadano americano es la decisión más lógica que puede tomarse. Un ciudadano legal podrá gozar de protección otorgada por la Constitución, tendrá derechos, muchos más de los que pueden llegar a imaginar: no ser deportables, es uno de estos.
Muchos inmigrantes que son residentes permanentes creen que pueden salvarse de una deportación y por esto no sienten o identifican la necesidad de hacerse ciudadanos. Pero están equivocados.

Muchos residentes permanentes son puestos en procedimientos de remoción por cometer alguna falta y esto los puede convertir en sujetos deportables, o hasta inadmisibles.

 

Siguiendo la lista de beneficios, poder viajar fuera de los Estados Unidos sin restricciones de tiempo o de inspecciones al regresar figura en la lista de probabilidades,  por si fuera poco también cuenta con la opción de pedir a alguien familiar.

Otra bondad de ser ciudadano americano es brindarle preferencia a familiares extranjeros del peticionario, acortando el tiempo de espera para visas significativamente e incluso eliminando por completo la espera para ciertos familiares inmediatos.

Todo ciudadano no necesita renovar cada diez años su tarjeta de residencia, podrá ahorrarse los altos costos de aplicación que oscilan a los 450$  más todo el coste de abogado.

Entre los requisitos para convertirse en ciudadano destacan:

Ser mayor de 18 años de edad

Haber vivido continuamente como Residente Legal Permanente en los Estados Unidos por 5 años (o 3 años cuando obtuvo la residencia a través de un esposo(a) ciudadano(a) y cumple con otros requisitos),

Tener buen carácter moral

Saber leer, escribir y entender inglés, además de aprobar los exámenes de historia y gobierno de los Estados Unidos.

Algunos optan aplicar para la ciudadanía por su cuenta, y aunque no es un proceso imposible de lograr, siempre es importante contar y consultar con un abogado de inmigración preparado e idóneo.

Nosotros en Beltran Brito LLP tenemos larga experiencia en apoyar a inmigrantes en el proceso de obtener una visa de trabajo o green card

EnglishFrenchGermanHindiItalianPortugueseSpanish